El bello maestro de la masacre - Una desastrosa clase para la Marca Estelar

Dije por las redes sociales que cuando me hartara de la cosificación de la mujer en los medios, haría material rolero cosificando al hombre. Por desgracia, ese día ha llegado en forma de clase de personaje para la pobre Marca Estelar. El Bello Maestro de la Masacre es un guerrero psiónico a medio camino de Masters of the Universe y Kill la Kill.

La charla sobre la cosificación de la mujer

La cosificación de la mujer sigue siendo demasiado frecuente en los medios audiovisuales. No hablo de la mera sexualización, que aunque suelen ir unidas no son conceptos sinónimos. La sexualización es hacer sexualmente apetecible un personaje o persona para un público objetivo (o target como dicen los anglosajones). No tiene que referirse meramente a enormes pechos y sugerentes poses. La sexualidad es tan diversa que la forma de sexualizar a un personaje puede ir desde unas gafas a llevar símbolos de autoridad.

Aunque hay muchas preferencias sexuales, unas quizás sean más evidentes que otras y por eso son las más utilizadas. De hecho, las evidentes muchas veces (no todas) se usan con la finalidad de atraer. A la par que subjetiva, la sexualización en principio no tiene que ser negativa. Puede que el medio de masas quiera llamar más la atención sobre un personaje o esté reflejando un tipo de personalidad o tenga un peso narrativo en la trama.

Eh eh. sigue leyendo.

El problema se encuentra precisamente en la cosificación. Por una parte, que el sujeto de turno trate como un objeto a una persona que tenga el elemento atrayente. Por otra, cuando los creadores de contenido con una sutileza propia de entrar a una cacharrería golpeando todos los objetos a la par que lo maginfican el sonido con un megáfono ponen al personaje como un cacho de carne expuesto. No, no me refiero simplemente a que sea «bonita». No, no me refiero simplemente a que lleve escote. No, no me refiero a un desnudo.

Me refiero a cosas como que en los videojuegos las armaduras femeninas estén diseñadas para enseñar culos y pechos. Me refiero que en la creación de personaje la única posibilidad de mujer sea la de cintura estrecha. En las películas, me refiero a que sus poses solo estén diseñadas para que sea la modelo de turno. O que en ciertas películas todas sean modelos (los chicos también...). O que en ciertos videojuegos y animes solo metan personajes femeninos para cubrir todos los putos arquetipos de fetiches. O directamente, el único papel de la mujer (todas) sea enseñar cacha y callar.

Es cierto que hay personajes que pueden abusar de su sexualidad, o ser abusados, por la misma historia. Es cierto que pueden hacerse parodias de la sexualización sexualizando (como Kill la Kill pero no deja de poder ser material utilizable para las cosificadores). ¡Qué narices! Las obras eróticas y el porno también tienen su lugar. El problema viene cuando utilizamos azafatas en bikini para premiar a un deportista o vender un coche. El problema, es usar la sexualidad para vender y deshumanizar.

La clase de personaje

Descargar aquí
Uno de los baremos que utilizo para detectar cosificaciones es la sustitución de la mujer por un hombre. Si es ridículo, suele ser cosificación. Esta clase de personaje básicamente es fruto de estas ocurrencias. En el anime Kill la Kill la protagonista busca vengar a su padre en un particular mundo tiránico (me niego a describirlo como distopía). Resulta que se encuentra con un traje viviente y que este a cambio de sangre le otorgará potencial de combate. En su modo normal es un simple traje de colegiala; pero en su modo de batalla es meramente unas botas altas, hombreras, tirantes y braguitas (no hace falta sujetador...). Pues bien, el Bello Maestro de la Masacre es un guerrero psiónico que se ha unido a un ser alienígena que llamaremos «simbionte». El simbionte es meramente unas botas de vaquero, tanga masculino y tirantes (hombreras opcionales). Ah, y los simbiontes solo se unen a hombres (nunca mujeres).

Es cierto que ya existen muchos héroes descamisados (Conan, Kratos o el propio He-Man) que en lugar de sexualización son fantasía de poder. Pero esta clase se llame «bello», lleve tanga y uno de sus poderes necesite una pose... Creo que cumple de pleno la parodia que quiero. Las poses de stripper en momentos incomodos son opcionales.

A nivel mecánico usa el mismo modelo que el shaolín estelar de este blog, usa poderes psiónicos pero su adquisición de poderes está limitada a la lista según su nivel. El Bello Maestro de la Masacre pretende ser un personaje que imite a un videojuego hack and slash moderno, por eso sus poderes psiónicos son tales como salto, proyección astral o crear un arma con su cuerpo.

0 respuestas:

Publicar un comentario