viernes, 18 de octubre de 2013

[Brico-rol] Reciclando y ahorrando material para la mesa

Muchos defendemos el rol como una actividad sana, la cual gracias a la imaginación es barata... Bueno, barato no es comprarse tres manuales de cincuenta euros cada uno junto a los dados de siete euros, las miniaturas, etc. Pero la realidad es que es común asociar los juegos de rol con el consumismo por mucho que alguno lo pueda negar. Algunas cosas necesarias y otras innecesarias suponen una inversión inicial siempre que, no nos engañemos, está fomentado por nuestro afán coleccionista más que el práctico.

Con material más genérico podemos jugar a diversidad de juegos tradicionales, indie o incluso comercial que no necesite de complementos más específicos que piezas, monedas, planos, etc. El ejemplo más clásico es el de la baraja española o francesa, que sirve para jugar a gran cantidad de juegos por si misma o con más componentes (vease las fichas). De igual forma podemos usar cosas cotidianas, o reutilizables, en nuestras nuestras partidas de forma más o menos elegante y económica. Aquí van algunos ejemplos, con imagén, que os dejo:


No seamos piratillas y hablemos de fotocopiar manuales o imprimir las cartas de tu juego favorito... Lo que vengo a defender es la creatividad para exxplotar nuestra afición de una manera más económica y pragmática. Ello no quita que compremos nuestros juegos o que vayamos a minar a la industria de alguna forma, lo que SÍ hace la piratería.

Como podéis ver uso como mapa una funda de plástico con una hoja impresa y un rotulador de pizarra blanca. Estos rotuladores pintan y pueden borrarse perfectamente sobre superficies no porosas (olvidaros del papel, por ejemplo). Las fundas tienen la ventaja de que son baratas (incluso sobrarán en más de una casa), podemos introducir hojas personalizadas dentro para hacer nuestros más (usando cuadrículas, hexágonos o mapas que reutilizaremos con distintos jugadores) y que podremos volver a usarla con su finalidad normal tras borrarla.

Normalmente uso cuadrículas o rejillas hexagonales, pero también son muy prácticas para reutilizar mapas de módulos que vayamos a usar varias veces y necesiten dibujarse encima. Otro punto a favor es que nos permite ahorrar papel y el tiempo de borrado es instantáneo, sin contar que el fondo queda más limpio.


Si nos fijamos bien, estas fichas de parchis también pueden ser pintadas muy bien con el rotulador y ser borradas posteriormente. Son realmente baratas y comunes aunque no te sumerjan en la partida igual de bien que unas figuritas de gules...pero... ¡La imaginación al poder!


Aquí vemos el manual de MEGA Juegos (un multijuego de los años setenta a noventa) con todas las fichas que contenian, la mar de majas para reutilizar en cualquier cosa. Tambien los quesitos de un Trivial de viaje que me ayudarán en alguna partida a contabilizar algo de una forma más curiosa.

NOTA: Para el que se lo pregunte, el mantel es fieltro verde que uso como tapete de juego. Realmente estaba muerto de risa en mi casa de un antiguo disfraz, en algunas tiendas se pueden encontrar hechos a buen precio. A mí me encanta porque los dados no ruedan tanto y amortigua el sonido un poco.