domingo, 15 de marzo de 2015

Reciclaje de las razas de fantasía

Los mundos de fantasía "clásicos" suelen caer en el vicio de usar siempre las mismas razas de fantasía (lease elfos, enanos, humanos y medianos). La mayoría de las veces cuando comparas ambientaciones te das cuenta que todas las razas tienen más o menos la misma personalidad y lo único que cambia es la tecnología.

¿Cansado de tu hobbit paladín destripador de orcos barbaros? Ahora puedes ser un hobbit victoriano que masacra orcos hindús...

En cierta forma, aunque nos aburra, puedo entender que a nivel de diseño esta falta de originalidad. En primer lugar, al jugador potencial le facilita la introducción del mundo conociendo de antemano las razas y sus clichés. En segundo lugar, no hace inútil una parte del contenido del manual básico en los suplementos o mundos.

Sin tener que crear nuevas razas, existen varias técnicas que vemos en algunas campañas de juego y que podemos usar nosotros en nuestros mundos para compatibilizar las antiguas razas y la originalidad en el mundo:

La puerta de atrás
Aunque la ambientación en principio este diseñada para jugar solo con humanos o con otras razas, por alguna razón ordinaria o extraordinaria en el mundo podemos usar estas razas. Por ejemplo, en Ravenloft o en Planescape son ambientaciones donde el viaje entre planos no es extraño. En otras ambientaciones el cambio de planos, viajes entre planetas u otras justificaciones variadas (ejemplo: lo hizo un mago) no son lo frecuente pero nos permite usar esas razas.
Razas rancias, trasfondos en su punto
Ésta es la opción que más me gusta. A nivel de mecánicas usas las razas y las clases originales con los mismos nombres pero cambias el trasfondo y la personalidad para crear una nueva experiencia de juego y redescubrir las razas.

Ésta fue la sensación que tuve al conocer a las razas de Dark Sun: los medianos dejan de ser esa raza adorable y bonachona para ser unos pequeños caníbales, los elfos pasan de ser esos tíos guays a unos bandidos pícaros y los enanos dejan su afinidad a las minas para ser testaduros sin barba que consiguen todo lo que se proponen.

Lobo con piel de cordero
Conocido más en la modificación de videojuegos como "reskinear". Usamos las mecánicas de las razas pero cambiamos su trasfondo y su aspecto. El mediano pasa a ser un hombre rata sin mucha necesidad de muchas piruetas. Puede verse como un método más bien cutre, pero usado con los monstruos nos permite usar una variedad inimaginable de enemigos al "vuelo" sin tener que trastear demasiado con el sistema.

Los bichos mueren igual. Aunque estadisticamente sean lo mismo, no es lo mismo negociar con un alto elfo majete de la Tierra Media que con un conquistador melnibonés de los Reinos Jovenes.