sábado, 3 de noviembre de 2012

Características del PJ - Aplicadas a la vieja escuela


Lo prometido, aunque tardío, es deuda. Avise sobre los posibles efectos que podría tener los distintos métodos de generación de características y ahora os pongo un ejemplo práctico con el clásico D&D. 

Cuando lanzamos múltiples dados y sumamos los resultados generamos números al azar, pero todas las variantes no tienen igual posibilidad de salir. Los resultados máximos y mínimos son más improbables mientras que los medios son los más frecuentes. Esto es una distribución gaussiana, muy estudiada en sistemas de juego (en la forma de resolver las acciones en el juego) y de los cuales podeís obtener más información en La Torre de Ámbar, blog MUY recomendable. En el caso de quitar el menor de los dados, deforma la curva de forma que hace más probable los resultados altos y mucho menos probables los menores (manteniendo una curva donde unos resultados "medios" son más probables). Aquí teneís una tabla que muestra las posibilidades de que salga un resultado con un método de lanzamiento concreto:


En un 3D6 los resultados de 6 a 15 suponen el 90% de los resultados y 10 u 11 los más probables. Eso supone que en el caso de los bonificadores oscilen la mayoría de personajes entre -1 y +1 (de 6 a 8 y de 13 a 15 respectivamente). De esos, los personajes que no tienen ni bonificador ni penalizador son el 48%, repartiendose el resto por igual entre +1 y -1. Realmente los personajes extremadamente buenos o malos son cada uno el 5%. En el caso de exigir un requisito mínimo para una clase como Inteligencia  mayor a 13 para el mago de La Marca del Este, el 26% de las tiradas nos las permitirían.

En cambio, en un 4d6L1 supone que el 14% sea un +2 y +3 frente un 1% de posibilidades de un penalizador de -2 o -3. Mientras que los personajes sin modificador suponen un 41% . En caso de la busqueda de magos en la Marca, las posibilidades aumentan hasta el 49% de posibilidades de que cumpla el requisito de igual o mayor a trece.

Como podéis ver el diseño de D&D básico estaba orientado a una tiradas de 3D6, por lo que cualquier lanzamiento alternativo supone crear personajes demasiado competentes (es más probable sacar un mago con mucha fuerza o destreza). Si añades modificaciones al juego que tiene en cuenta la distribución de modificadores originales, podrías encontrarte con personajes que rozán un juego más pulp. 

Cada cambio que se haga debería tener en cuenta tal posibilidad, y eso ya dependerá del propio sistema y el objetivo buscado en el juego (quizás, según el tipo de partida, busques algo más o menos pulp).

En los próximos post os dejaré algunas propuestas de reglas alternativas en el que tendremos en cuenta la generación de características. Hasta la próxima.